¿Puedo confiar en mi futura empresa? 6 preguntas clave que te ayudarán a averiguarlo

hombre de negocios joven en una oficina con una tablet

Ante un cambio de empleo, todos buscamos una empresa con cuyos valores nos podamos identificar que nos resulte gratificante personalmente. Pero ¿Cómo podemos estar seguros que esto va a ser así en un hipotético futuro empleo?

Según la Organización Mundial de la Salud, invertimos alrededor de un tercio de nuestra vida adulta en el trabajo. Gran parte de nosotros trabajamos principalmente para conseguir estabilidad en nuestras vidas y en la de nuestra familia o para perseguir nuestros sueños, intereses y pasiones. Pero, dada la gran parte de tiempo dedicado al trabajo, ¿no debería éste ir más allá y tener también un mayor significado para nuestra vida y convertirse en una pieza clave para nuestra realización personal?

De hecho ya existen numerosos estudios que refuerzan este argumento: según la Encuesta Millenial Deloitte de 2018, alrededor del 83% de los millennials (y el 80% de la generación Z) creen que el éxito empresarial debe medirse no solo en términos de rendimiento  económico, sino también por otros factores como el impacto positivo en la sociedad, el medio ambiente, la capacidad de mejora de la vida de las personas y/o el aporte a la inclusión y la diversidad.

Sin embargo, conviene no confundir la realización personal a través del empleo o lo gratificante que pueda llegar a ser con trabajar sin ánimo de lucro, con fines caritativos. A veces se trata simplemente de trabajar en una empresa cuyos valores nos hagan sentir bien, en la cual se trabaja duro no solo por el beneficio económico, sino para contribuir al medio ambiente y a la comunidad en general.

Ante todo esto, ¿Cómo estar seguro de que el empleo por el que estás en proceso tiene el significado en tu vida que buscas? ¿Cómo saber si este cambio profesional va a aportar lo que buscas para tu realización personal? Te planteamos 6 preguntas imprescindibles para hacer en todo proceso de selección a tus entrevistadores que te ayudarán a averiguarlo...

1. ¿Qué se dice de la empresa en las noticias?

Simplemente con hacer una búsqueda de noticias en Internet y repasar los titulares de lo últimos años puedes forjarte una impresión sólida de como es a nivel ético y como se percibe el negocio de la organización en la que estás en proceso en el mundo.

¿Te da la sensación de que la mayoría de las noticias son inversiones y éxitos en I + D, iniciativas filantrópicas y ofertas de patrocinio interesantes? o, por el contrario ¿solo encuentras noticias sobre evasión de impuestos, ineficiencias e insatisfacción de los empleados? “Googlea” un poco y te podrás hacer una primera impresión de los rasgos éticos de cualquier organización.

2. ¿Cómo son los directivos de la empresa?

El líder de un negocio es el espejo del mismo. Si no crees en el líder, difícilmente podrás creer en la organización que preside.

Del mismo modo, numerosos estudios afirman que hay una relación directa  entre el éxito comercial de una empresa y la integridad de su CEO. Las empresas en las que los empleados calificaron a su CEO con un carácter positivo y un enfoque asertivo hacia los problemas, obtuvieron un rendimiento promedio sobre los activos (ROA) del 9.35% en un periodo de dos años. Contrastando con aquellas empresas con un CEO mal calificado con un ROA promedio de solo 1.93%.

Por tanto, analiza a tu/s responsables. ¿Cuál es su trayectoria en los asuntos que te importan, como el medio ambiente, la diversidad o el pago de género? Una buena forma de hacerlo es verificar la calificación de CEO en Glassdoor u otros portales similares para ver qué piensan realmente los empleados de ellos.

3.  Practicas éticas, ¿realidad o estrategia de venta?

Muchas compañías suelen presumir de sus valores éticos en sus webs y materiales promocionales en ciertas áreas como la diversidad, el reciclaje y la lucha contra la esclavitud. ¿Se trata de simple “postureo” o realmente la empresa realmente cumple se toma enserio estos temas?

Investiga en Redes sociales, internet o noticias y comprueba si hay evidencia de que los proyectos en los que presumen participar son reales y si los empleados se involucran en iniciativas como el voluntariado o la recaudación de fondos para fines caritativos.

4. ¿Se trata de una empresa realmente comprometida con el medioambiente?

Todos los negocios y todas las personas deben contribuir a proteger el medioambiente, y si esto es algo que te apasiona, analiza cómo tu potencial empleador contribuye a un mundo más verde.

Es importante tener en cuenta que dependiendo de la actividad y el sector de la compañía, puede que ciertos aspectos tengan más relevancia que otros: por ejemplo, cumplir con los estándares de una correcta huella de carbono para una aerolínea, es mucho más desafiante que para una agencia de medios digitales. Lo importante aquí es analizar la forma en que la organización responde a los desafíos específicos de su sector y cómo se compara con sus competidores.

Aquí también, los hechos son mucho más significativos que las palabras. Es fácil para una compañía crear un post sobre cuánto le importan los osos polares o el amazonas, pero no te dejes impresionar y busca evidencias tangibles de que las empresas adquieren  compromisos reales y relevantes y llegan a cumplirlos.

Para esto, puedes acceder al informe de sostenibilidad o al informe anual de la compañía para ver si han logrado buenas calificaciones de entidades independientes como FTSE4Good o si están trabajando con organizaciones de buena reputación como World Land Trust.

5. ¿Cómo responde la empresa ante la critica o como ha enmendado sus errores?

En la carrera por obtener beneficios económicos, es evidente que  las empresas tienen riesgo de cometer errores y dejar de lado los aspectos más éticos. Pero más allá de las críticas negativas, las infracciones regulatorias o una mala decisión, la pregunta importante es: ¿qué ha pasado después?

Una prueba clave de una empresa con integridad es la forma en que responde a la crítica o a los errores. ¿Tratan honestamente sus fallos y ponen en práctica medidas para evitar que vuelvan a suceder? O, por el contrario ¿encadenan una crisis tras otra sin poner solución?

Del mismo modo, es muy interesante también ver cómo la empresa responde a las críticas negativas de, por ejemplo, Glassdoor. ¿Parecen receptivos a los comentarios y dispuestos a interactuar con los críticos? o, ¿sus respuestas son defensivas, despectivas o simplemente inexistentes?

6. ¿Que puedes extraer sobre la empresa a través de su presencia ene las redes sociales?

Las Redes Sociales pueden llegar a decir mucho sobre cómo es una compañía y permiten darte una idea de la cultura más allá de lo superficial.

 ¿Se trata de una organización distante o se muestra comprometida y en contacto e involucrada con los día a día de sus empleados?

Paginas web que se basan en las revisiones de antiguos y actuales empleados como Glassdoor son otra buena fuente de información sobre la cultura de la empresa, sin olvidar que cada evaluación individual es subjetiva.

De cara a analizar el contenido en las redes, considera lo siguiente: ¿Tienes la sensación de que existe un equipo unido y cohesionado? ¿Parecen los empleados disfrutar de actividades juntos? ¿Se reúnen detrás de buenas causas? ¿Percibes una cultura que celebra los logros y realmente apoya el desarrollo profesional? O, por el contrario ¿ves evidencias de rasgos menos deseables, como la falta de innovación y/o una plantilla desmotivada?

En conclusión, ante cualquier proceso de selección, si quieres asegurarte de que tu futuro empleo va a contribuir a tu satisfacción personal y se alinea con tus valores, revisa estás seis preguntas y decide si el empleo que te ofrecen está hecho para ti.

Últimas vacantes en Marketing y Ventas 

Read more »

Consejos de
contratación 

Read more »

Quiénes somos 

Read more »

Suscríbete a nuestras alertas de empleo 

Read more »

¿Conoces nuestra oficina en CDMX? 

Read more »