Seis maneras de convertir un rechazo de trabajo a tu favor

hombre de negocios joven en una oficina con una tablet

Nadie disfruta ser negado un trabajo, y si te tomo mucha preparación para un puesto de trabajo que de verdad querías, puede ser aún más difícil aceptar el rechazo. Pero con una buena actitud, puedes convertir esta experiencia en una oportunidad de desarrollo para tu carrera. Aquí te decimos como…

Pide retroalimentación detallada

El punto clave después de un rechazo es pensar en lo que pasó y como puedes aprender de ello.

Pedir y escuchar una retroalimentación es lo más útil que puedes hacer cuando enfrentas el rechazo a un puesto de trabajo. El autoanálisis no será suficiente para reflejar el panorama completo en porque no fuiste la persona indicada para el puesto.

Así que comienza recopilando toda la retroalimentación que puedas por parte del reclutador – y a través de ellos, de la empresa. Si la retroalimentación suena un poco superficial o genérica, no tengas miedo de pedir una evaluación más detallada. Después de todo, tu pones todo tu esfuerzo en el proceso, y tienes el derecho de obtener acciones relevantes al final del mismo.

Analiza y reflexiona

Una vez que hayas hecho las paces con la decisión de la empresa, puede ser tentador poner la experiencia a un lado y nunca volver a pensar en ella. Pero esto sería ignorar una oportunidad de aprendizaje significante.

Así que, pensando en la retroalimentación que recibiste, repasa todo lo que sucedió, desde la forma en que te preparaste e investigaste hasta en tu interacción en tu entrevista y cualquier seguimiento que hayas recibido.

Si el proceso fue realizado en etapas, clasifica tu desempeño en cada una y determina en cuales hay espacio para mejorar. Pregúntate a ti mismo: ¿Qué considero que salió bien? ¿Qué pude haber hecho diferente?

¿Pude haber preparado una presentación más a fondo? ¿Pude haber trabajado más duro en construir una relación con mi entrevistador? ¿Me enfoqué mucho en la competencia técnica a costa de mostrar mis otras habilidades? ¿Hay alguna pregunta que sientes que pudiste haber contestado de mejor manera?

Siempre habrá espacio para mejorar, usa cada fracaso para sacar brillo a esas áreas.

Identifica áreas de aprendizaje y construye un plan de crecimiento personal

Piensa en retroalimentaciones de rechazos en ocasiones pasadas y de evaluaciones. ¿Hay algún tema recurrente? ¿Cuáles deberían de ser tus prioridades de desarrollo?

Haz una nota de cualquier debilidad o problema que puedas arreglar o trabajar y úsalos como enfoque para tu preparación en el futuro.

Convierte estos requisitos en un plan. ¿Qué es lo que puedes hacer para llenar estos huecos en tu desempeño? Dependiendo del problema, puede que haya algún tipo de entrenamiento u orientación informal que pudieses tomar y que ayudarían tu desempeño. O puede ser el simple caso de trabajar más duro en algunas de tus respuestas y encontrar a alguien que te ayude a practicar.

Se filosófico

La retroalimentación también puede ayudarte a reconocer que a veces el rechazo es a veces fuera de tu poder – e incluso a veces puede estar a tu favor. Algunas cosas no pueden cambiar de la noche a la mañana – si el entrevistador prefiere a alguien con extensiva experiencia en el manejo de clientes (que tu no posees) o si buscan a alguien que hable el lenguaje local (y tu no lo hablas, o no lo hablas tan bien), es cuando ser filosófico tiene su recompensa. La clave está en crear tu plan enfocándote en cosas que realísticamente puedes cambiar.

La química juega un papel vital en cualquier arreglo exitoso de trabajo. Así que, incluso si tu sentiste que la entrevista fue perfecta, no significa que el puesto de trabajo dentro de esa empresa en específico era el perfecto para ti.

Pule tu búsqueda

A veces la entrevista y/o la retroalimentación pueden hacer darte cuenta que, a pesar de que es decepcionante ser rechazado, el puesto, al reflexionar, no parece ser el puesto perfecto para ti.

Reflexiona sobre la descripción de trabajo y pregúntate a ti mismo si realmente podrías verte a ti mismo en ese puesto en el día a día. Si había aspectos del rol que no te emocionaban, existe la posibilidad de que el entrevistador fue capaz de notarlo.

Usa tu experiencia para ayudar a pulir tus búsquedas futuras de trabajo. ¿Tal vez estás buscando palabras clave que no encajan con tus ambiciones y aspiraciones? ¿El rol que venía con el título de trabajo no encajó con tus expectativas? ¿La entrevista te hizo caer en cuenta de que este no era el trabajo indicado para ti? Si la respuesta es no, entonces, ¿cuál es?

Desarrolla resistencia

En el mundo laboral de hoy en día, a medida que las tecnologías se desarrollan rápidamente y las compañías se transforman así mismas con gran destreza, desarrollando una mentalidad determinada y resistente es esencial para el éxito a largo plazo.

Considera cada contratiempo como un reto para aumentar tu auto entendimiento y tu habilidad de regresar y saber lidiar con las decepciones. Superar obstáculos en tu carrera te ayudará a incrementar tus oportunidades de aterrizar en el rol indicado. Así que mantente con una mentalidad constructiva y has todo lo posible por aprender de la experiencia para prepararte para tu siguiente oportunidad.

Después de todo, ser rechazado para un puesto de trabajo les sucede a todos, lo más importante es lo que aprendes de ello

businesswomen-with-digital-tablet

Últimas vacantes 

Read more »

Consejos de
contratación 

Read more »

Quiénes somos 

Read more »

Suscríbete a nuestras alertas de empleo 

Read more »

¿Conoces nuestra oficina en CDMX? 

Read more »